La importancia de las telecomunicaciones en la actualidad

Con el pasar de los años nuestro mundo ha sido testigo de un sinfín de cambios y modificaciones vinculados a los distintos ámbitos de la vida. Tanto el campo tecnológico, como el educativo y social, entre otros, han sido parte de un proceso en constante evolución. Ahora bien, respecto al ámbito denominado telecomunicación, hemos presenciado la mayor cantidad de cambios. 

Para nadie es un secreto que en la antigüedad, la comunicación podía ser un tanto escasa o difícil de mantener con regularidad, debido a que era más distante de lo que es hoy en día.

En la actualidad, nos topamos con una comunicación sin descanso y casi inmediata que mantiene a las personas más cercanas que antes. Esto es posible gracias a una amplia gama de conexiones que abundan en el mundo cibernético. No obstante, hablaremos sobre las más comunes o conocidas; la conexión por fibra óptica y la conexión ADSL. 

Fibra óptica

La conexión mediante fibra óptica no es más que la transmisión de datos mediante finas fibras de vidrio a la velocidad de la luz. Sorprendente, ¿no? Pues a esta característica se le atribuye la gran demanda que posee este tipo de conexión cuando de rapidez se trata el asunto. 

Sin embargo, el proceso que se lleva a cabo a nivel sistemático no es tan básico como parece. 

El proceso consiste en un cable que posee en su centro un núcleo de material transparente en el cual rebota la luz (por donde se transmite la información) quedando así atrapada en el cable que recubre este núcleo y evitando así que se disperse o pierda. 

Es importante aclarar, que cuando se dice que la data viaja a la velocidad de la luz, no es así en su totalidad. Esto se debe a que la velocidad de la luz en la fibra óptica, al estar contenida o retenida, viaja más lento que estando en plena libertad, en el vacío.

Este sistema de conexión no funciona únicamente con internet, también funciona con la televisión y los teléfonos o cualquier dispositivo que se maneje bajo la transmisión de datos de un punto a otro. 

ADSL

La Asymmetric Digital Subscriber Line o como se le conoce en español, línea de abonado digital (DSL), consiste en un cableado de cobre que va desde una central telefónica hasta nuestros hogares, permitiendo los servicios de teléfono y al mismo tiempo, de conexión a internet. 

Existen distintos tipos de conexión de línea de abonado digital; HDSL, ADSL, RADSL, VDSL… Cada una de ellas con distintas características en lo que respecta a la velocidad con la que se transmiten los datos y la distancia habida entre la central telefónica y el usuario. 

Debido al material del que están hechos los cables que se emplean para este tipo de conexión, el cobre es un material que desafortunadamente reduce su capacidad de transmisión si hay cambios eléctricos que le afecten directamente. 

Esto podría traducirse en una irregularidad o desventaja que presenta este tipo de conexión en comparación con la conexión por fibra óptica. 

Ahora bien, para facilitar la visualización de las características de ambos tipos de conexiones, hablaremos de la comparación de ambas basándonos en rapidez y funcionalidad. 

Fibra óptica VS ADSL

Tal y como hemos mencionado previamente, la fibra óptica posee la capacidad de viajar casi a la velocidad de la luz debido a la manera en la que fluye la información en su interior. Esta puede viajar a 100 Mb/s haciendo fluida la transmisión de data y, por ende, dando una rápida conexión a internet.

Por el contrario, la conexión ADSL, es más lenta si la comparamos con la de fibra, debido a que las conexiones por cable tienden a ser variantes, inclusive dependiendo del horario en el cual se navegue por internet y la cantidad de usuarios conectados, entre otros.

En cuanto a costos, debemos darle puntos a favor a la conexión ADSL debido a que ésta es más económica. La conexión por fibra requiere de la instalación de un cableado especializado, lo que la hace más costosa.

Existen muchas otras variables a tomar en consideración si comparamos estos dos tipos de conexión. La fibra óptica permite descargar a mayor velocidad, tener videoconferencias de mejor calidad, ver películas o canales de TV en alta definición, jugar en línea sin interrupción, etc. 

Es por esto que, a la hora de contratar un plan, hay que tener en cuenta todas estas variables y ver cuales se ajustan más a nuestras necesidades.

Paquetes de servicios 

Los paquetes de servicios son opciones que ofrecen las compañías de comunicación para el disfrute de conexión en línea, TV y comunicación telefónica.

Recordemos que estos planes o paquetes no son estrictamente singulares, pueden ofrecer múltiples combos para que el cliente escoja el que más se adecúe a sus necesidades. Las opciones comúnmente ofrecidas suelen ser: TV+Internet, Internet únicamente, Teléfono+Internet, Teléfono+TV, Teléfono+Internet+TV, etc.

Comparadores en línea como la mejor herramienta 

Al momento de escoger un paquete de servicios, el cliente puede acudir a portales en línea donde encontrará comparaciones y referencias de costos y servicios que facilitaran su decisión.

En estos sitios, los clientes evaluaran las diferentes características que componen cada paquete tales como minutos libres para llamadas entre compañías, megas de navegación y canales de Tv en alta definición, entre otros. En líneas generales, las compañías ofrecen paquetes combinados y a buen precio.

Es importante señalar que no todas las compañías ofrecen un cargo de instalación gratuito, por lo que esta es una variable a ser tomada en cuenta o consultada antes de proceder con el contrato o pago del paquete.

Sin embargo, el secreto radica en buscar el balance de la calidad y el costo siempre tomando en cuenta la necesidad que se desee cubrir. A todos nos gustaría tener la velocidad de descarga más rápida, poder realizar llamadas de horas y horas y disfrutar de la mejor calidad de canales por TV. No obstante, todo tiene un costo y entre mejor y más avanzado sea el servicio, más alto será el precio que tendremos que pagar por ello.

A continuación, ofrecemos unos tips que ayudarán a simplificar la decisión de compra antes de contratar un nuevo plan de servicios.

Más MB de descarga, menos TV: si tu labor se desempeña diariamente en una oficina donde el ordenador sea tu herramienta de trabajo, sabemos que factores de distracción como la TV han de ser evitados. Por ende, un plan básico de 10 MB de navegación te ofrecerá la posibilidad de navegar sin problemas y si es el único servicio que solicitas, te resultará más económico.

TV + Navegación: si deseas conservar ambos servicios, si tu pasión son las películas y series a las que no tienes acceso y deseas buscarlas en Internet, un plan de 20 o 50 MB sería el ideal para ti. Claro que, el costo puede llegar a variar dependiendo de la cantidad de MB que solicites, así que  asegúrate de escoger el que más te convenga.

Llamadas ilimitadas: este servicio es muy usual que sea solicitado por empresas o lugares de trabajo donde la comunicación telefónica sea el fuerte de esta empresa. Por ende, y si no requieres de TV o conexión a internet, solicita un plan de minutos ilimitados o quizás el de mayor cantidad de minutos si la compañía que te vende el plan o paquete, no posee minutos ilimitados o llamadas ilimitadas. 

En conclusión, las telecomunicaciones nos brindan hoy en día una infinidad de beneficios o ventajas que hemos de utilizar para nuestro provecho y/o desarrollo. 

El hecho es, que, para poder disfrutar de estas maravillosas oportunidades, debemos informarnos a fin de adoptar la mejor estrategia o plan de comunicación que vaya acorde a nuestras necesidades.

Siempre resultará útil el informarnos bien antes de contratar los servicios de alguna compañía, en lo que corresponde a costos, servicios, ventajas y desventajas. 

Existen un sinfín de portales informativos que resultan de gran ayuda a la hora de indagar sobre qué tipos de conexiones resultan los mejores o más efectivos, los paquetes que pueden emplearse y los beneficios que nos proporcionan.