Conocer los intereses que pueden cobrarte en tu tarjeta de crédito es vital para que evites pagar más de lo previsto. Por eso, antes de adquirir una TDC o en el caso de que ya la tengas, investiga sobre la misma. Lo mejor es que te evites sorpresas y te ahorres un dinero que puedes usar en otras cosas, en vez de tener que emplearlo para pagar intereses. 

Probablemente desconozcas los tres intereses más comunes que nos cobran las entidades bancarias y por desconocerlos es que en muchas ocasiones tenemos deudas que se siguen acumulando a final de mes. A continuación los detallamos: 

Interés por cuota

Este interés es aquel que te cobran cuando compras en cuotas. Varía dependiendo de la tasa de interés del banco emisor. Hay comercios que ofrecen cuotas sin interés lo cual puede ser bastante beneficioso para el usuario, pero se debe destacar que las mismas no están libres de comisión puesto que aquí están en juego los cobros extra mensuales. 

Por ejemplo si compras un bolso que te costó 2000 pesos y en el negocio puedes pagarlo en 10 cuotas sin interés cancelarías una cuota de $200 durante 10 meses. Pero si te indican que no se encuentran adheridos a las cuotas sin interés podrías estar pagando un 10% más del precio final; es decir, en vez de $2000 serían $2200. 

De todas formas, a pesar de que te indiquen que no pagarás interés por cada cuota, debes verificar si tiene comisión o no y en caso de tener cuánto deberías pagar con la misma. Ten en cuenta que por cada mes que transcurra está comisión se irá sumando a tu deuda. 

La mejor opción para evitar estos cobros es que compres sin cuotas, lo que significará un préstamo sin intereses.

Interés rotativo

Este consiste en el interés que debes pagar cuando no cancelas el total de tu deuda antes de la fecha de pago —periodo que generalmente es de 30 días y tiene un día específico de cada mes para pagar—; en otras palabras, este interés se suma a tu deuda. Es más caro que el interés por cuotas. 

Por ejemplo, si compraste unos zapatos que cuestan $150 pero solo puedes pagar $30 a los $120 restantes se le sumará el interés rotativo y esté dependerá de la tasa de interés que maneje la entidad bancaría a la cual pertenezcas. Es por esto, que la selección minuciosa de una TDC es importante.

Interés por avance de efectivo

¿Es realmente una buena opción retirar dinero por avance de efectivo? Muchos expertos en las finanzas no lo recomiendan. Los especialistas alegan que el coste del interés es excesivo si se compara con otras opciones de financiamiento. Este interés por lo general suele ser el mismo que se cobra por el pago atrasado, pero a diferencia de este, el primero se cobra apenas se realiza la transacción. 

El proceso para retirar el dinero es sumamente sencillo. Inserta la tarjeta de crédito en un cajero automático de la entidad bancaría a la que pertenece la tarjeta; inserta el monto que necesitas —en la mayoría de los bancos este debe ser menor al 30% del monto total del crédito—, y listo. Recuerda que, como se mencionó en un inicio, el interés y la comisión dependen de la compañía de financiamiento.