En este artículo hablaremos sobre lo que representan los préstamos y lo que estos significan para toda persona. De forma simple y clara explicaremos lo qué son los préstamos a plazos, ya sean largos o cortos. También, cómo estos pueden sacarnos de un apuro cuando nos encontramos en una situación en la que necesitamos dinero de forma manera urgente. 

Características de los préstamos

En relación a las finanzas, cuando hablamos de préstamo nos referimos a un dinero que una entidad financiera o bancaria concede a un usuario que se compromete a devolverlo en un plazo de tiempo determinado. Esta concesión no es gratuita, por lo general se cobra una comisión e intereses. En cuanto a los plazos, pueden ser largos o cortos. Cuando el plazo es mayor el costo final total (CFT) incrementa. 

Por otro lado, no podemos dejar de lado mencionar el préstamo fiduciario (tiene el respaldo de un aval), hipotecario (hay una garantía real, negocio, vivienda, vehículo, etc), prendario (se entrega un objeto para que sirva de garantía) y amortizable (se devuelve por medio de pagos periódicos del mismo monto). 

Tipos de préstamos por finalidad

Cuando una persona solicita un préstamo, con frecuencia es porque tiene una urgencia económica. En muchas ocasiones estamos expuestos ante oportunidades que puedan no volver a repetirse y en este tipo de casos, lo mejor es solicitar un préstamo. Ya sea para costos universitarios, gastos de vivienda, compra de un vehículo, para empresas, compra de un electrodoméstico, emergencias personales; entre otras. Hay un tipo de préstamo distinto para cada persona, según sus necesidades. 

¿Quiénes otorgan los préstamos generalmente?

De esto se encargan las instituciones financieras, entidades bancarias, compañías prestamistas y de microcréditos, entre otras. En ocasiones el préstamo también puede hacerlo un conocido o familiar, en estos casos las condiciones las establecen ambas partes. 

¿Cómo es el proceso?

Primero tienes que hacer la solicitud. En la actualidad muchos bancos realizan los llamados “préstamos rápidos”; en estos casos no es necesario que la persona tenga una cuenta o sea cliente de la compañía. Cabe destacar, que si buscas acceder a un crédito mayor las exigencias aumentan. Generalmente, solicitan un historial crediticio, información laboral y de propiedades; todo para demostrar que podrás asumir el pago. 

¿Qué tipo de intereses entran en juego?

Tras solicitar el monto de dinero que solicitas y el plazo de devolución las entidades establecen un cálculo que arrojará la Tasa Nominal Anual (TNA), La Tasa Efectiva Anual (TAE) y el Costo Final Total (CFT). Ten en cuenta que cada banco maneja comisiones e intereses distintos; por esto, es vital que hagas comparaciones entre uno y otro para que sepas cual es el que te conviene más. 

Cuando la entidad de financiamiento tiene mayor reconocimiento probablemente tenga un CFT mayor. Esto se debe a que ofrecen mayores garantías en el proceso.

Te recomendamos que si vas a solicitar un préstamo estés seguro de que podrás pagarlo. Ten en cuenta que tu historial crediticio será el que hablará por ti en futuras negociaciones. 

¡Éxitos!